Grandes Frases y Un Desahogo de Sentimientos

Inspirado por una amiga, creo que esto será un simple rejunte de frases que me han interesado, y un desahogo de distintos tipos de sentimientos... que de vez en cuando es bueno liberarlos...

Saturday, July 02, 2005

Dejemos de racionalizar nuestros sentimientos…

Dejémoslos ser libres. Nuestros sentimientos tienen que fluir, salir cuando se nos presentan. El amor es libertad, es expresión, es poder decir todo lo que sentimos, es compartir, es ser sinceros.
¿Para que los racionalizamos? ¿Por qué los privamos de su esencia? Por algo son sentimientos, y no son parte de la razón. Por algo los identificamos metafóricamente con el corazón o con eso que llamamos “alma”, “espíritu”; o como quieran decirle. Los identificamos con esas cosas, no con el cerebro, no con nuestra mente.
Y la terquedad nos lleva a relacionar estrictamente nuestra mente a nuestros sentimientos.
Típicos comentarios: “tengo que pensar que es lo que me pasa”, “tengo que pensar que es lo que siento”, “tengo que pensar si decirlo o no”; “tengo que pensar si jugarme, esperar, o retirarme”. Si analizamos esas frases comunes. Sacamos, para decirlo matemáticamente, (no se como mierda decirlo, o capaz es que como rindo el lunes el parcial, debo tener el cerebro atosigado de esta materia), sacamos factor común de esos comentarios, y nos queda lo que TODAS comparten: - TENGO QUE PENSAR -.
Dejemos de pensar, empecemos a sentir!. En realidad comencemos a demostrar lo que realmente sentimos, sin procesarlo antes. Sin analizarlo, sin racionalizarlo.
Debemos dejar fluir los sentimientos, si queremos a alguien, si la quiero, debo decírselo, respetando situaciones, ocasiones y especialmente a ella, pero debo decírselo. Mis sentimientos tienen que salir. No los puedo tener guardados, callados, pensando todo el día en ello. Pretender entenderlos, buscar motivos, razones, ni nada. Por que no lo voy a encontrar, simplemente lo siento, y debo expresarlo.
Lastima que no puedo. Soy el peor de los represores. Si mis sentimientos pudieran denunciarme, me declararía totalmente culpable.
Culpable de reprimirlos, de no dejarlos ser libres.
Definitivamente soy culpable de privar a mis sentimientos de aquello que los vuelve fantásticos, su espontaneidad y libertad.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home